La pausa es una «herramienta» sencilla pero altamente eficaz en todos los procesos de aprendizaje. Al hacer una pausa le ofrecemos al animal la oportunidad de procesar y asimilar la experiencia reciente para así aprender de ella. A veces después de la pausa la tarea que antes resultaba difícil se puede realizar con soltura y todo porque le dimos la oportunidad de «reagrupar» en vez de empecinarnos en seguir adelante a toda costa.
 
Aunque la imagen refleja una pausa en una sesión de trabajo de pista de Tellington Touch, el principio y la filosofía son iguales para el trabajo de zoofarma. Los animales buscan tiempo para procesar los aceites que han seleccionado porque los aceites pueden estimular respuestas a muchos niveles e incluso despertar y despejar recuerdos lejanos.